Transformar los barrios urbanos marginales va más allá de las capacidades de las personas locales, ya que el la falta de poder de los pobres muchas veces es el resultado de procesos sistemáticos socioeconómicos, políticos, burocráticos, culturales y religiosos que desempoderan al pobre. Sin dirigirnos a las causas intrínsecas de la pobreza, simplemente no es posible mantener un cambio positivo. El cambio transformacional, entonces, necesita ser ambos de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba, todo al  mismo tiempo. Construir redes de base amplia de grupos comunitarios. ONGs, iglesias, inversionistas privados, emprendedores sociales, agencias de donación y gobiernos locales, son vitales para atender asuntos más grandes, como la promoción de una buena governanza urbana, justicia para los pobres, transparencia pública y desarrollo económico a gran escala. Es igualmente vital construir alianzas estratégicas con profesionales, gente de negocios y hacedores de política, animándoles a entrar en una relación con el pobre al usar sus habilidades, privilegios e influencia para promover un cambio sustentable.

 

¡Si te interesa apoyar nuestros proyectos dona!