Las Definiciones de pobreza muchas veces pasan de largo la dimensión relacional de la pobreza. La pobreza, en esencia, es el resultado de relaciones que no funcionan, que no son justas, que no están en pro de la vida, que no son armoniosas o disfrutables. ¿Por qué se les niega a los pobres el acceso al poder social? ¿Por qué las políticas económicas muchas veces benefician al rico sobre el pobre? ¿Por qué hay obstáculos al crecimiento? ¿Por qué hay una violencia generalizada – ya sea crimen organizado o por miembros del núcleo familiar? ¿Por qué muchas gente vive en inseguridad y miedo? ¿Cuál es la raíz del desempoderamiento que surge como consecuencia? La respuesta es simple: Relaciones  decepcionantes, dominantes, indiferentes y rotas. Para poder abordar esta dimensión relacional de la pobreza, el trabajo del fortalecimiento de la sociedad civil a través de la construcción y organización de la comunidad, además de la reconciliación y procesos de paz son cruciales para la agenda transformacional. Restaurar familias  y matrimonios rotos, sanar la división entre los pobres y construir puentes entre los pobres y los no pobres es crítico para un cambio significativo a largo plazo. Sin esto, la pobreza no podrá ser superada.

 

¡Si te interesa apoyar nuestros proyectos dona!