Muchos habitantes de barrios marginales tienen una cosmovisión muy fatalista.  Dolor y trauma han estropeado las identidades de incontables personas. Como resultado no tienen mucha esperanza de que el cambio real sea posible y aquellos en el poder, muchas veces, refuerzan esta mentira. Por supuesto, todas estas cosas los mantienen al margen de buscar oportunidades y de superarse. Es por esto que la transformación espiritual es clave para que obtengan esperanza; para impulsar su autoestima y a adoptar nuevos valores. De hecho, cambiar la manera en la que ven el mundo y a si mismos es crucial para vencer la pobreza. Es por esto que creemos que las iglesias que entienden su propósito son el principal instrumento de Dios para traer la transformación. Las iglesias tienen que aprender a enfrentarse a la realidad compleja de los barrios marginales con la ayuda de las autoridades de la ciudad, los negocios y las ONG’s, de hecho, ninguno de estos actores puede solo con la problemática. Los grupos de fe y las iglesias locales son muchas veces las únicas ONG’s de influencia en las zonas de barrios marginales. Es por esto que creemos en facilitar la creación, desarrollo y crecimiento de iglesias locales integrales y movimientos de plantación de iglesias con una visión por la transformación comunitaria. Creemos que es vital traer un cambio de largo plazo, un cambio sustentable. 

 

¡Si te interesa apoyar nuestros proyectos dona!