Nuestra misión es transformar los barrios urbanos marginales. Pero, ¿cuál es la meta de la transformación y cómo se ve la transformación en realidad?

Hemos adoptado el término “desarrollo integral transformacional” para describir el efecto que buscamos hacer en las comunidades de los pobres urbanos en dónde vivimos y trabajamos. Para nosotros el objetivo del “desarrollo integral transformacional” incluye:

  1.  Restaurar gente a una expresión plena de su humanidad como creación a la imagen de Dios – materialmente, físicamente, socialmente, mentalmente, espiritualmente y emocionalmente. Esto incluye recuperar su identidad en Cristo y su vocación como mayordomos de la creación de Dios.
  2. Promover relaciones confiables, reconciliadas y justas entre la gente, dónde son capaces de disfrutar la plenitud de la vida en armonía con Dios, ellos mismos, otros, el medioambiente y los sistemas y buscar desarrollar los paradigmas culturales inclusivos de los pobres urbanos.
  3. Formar comunidades que tienen una visión compartida, un sentido de comunidad, que se apropien de mejorar su propia salud y bienestar y la de los demás, visionarios líderes siervos que guíen a los demás a obtener los recursos, habilidades y conocimientos  necesarios para extender sus objetivos, mientras que se comprometen en una reflexión continua para aprender a ser más efectivos.
  4. Crear nuevas instituciones y restaurar los sistemas y estructuras existentes  a un estado en dónde mejoran y celebran la vida en todas sus formas, dándose cuenta de las instituciones y sistemas existentes que solo pueden ser efectivamente retadas por alternativas que también son institucionalizadas – ya sea alternativas que son desarrolladas en las instituciones existentes o alternativas que son del todo nuevas.

Buscar a Dios en todo lo que somos y hacemos, para que el Reino y la Gloria de Dios – su carácter, justicia, belleza, amor y shalom – puedan hacerse más presente en la tierra como en el cielo – en la gente, la estética espacial, consideraciones ecológicas, estructuras, y creencias culturales.

Pero, ¿cómo lo medimos? Hemos desarrollado 10 señales de una comunidad en transformación para ayudar a responder esta pregunta. Mientras que el cambio se verá diferente al rededor del mundo, tenemos que identificar estos diez elementos comunes de la transformación.

  • Señal 1: Comunidades de Jesús – Aumento en crecimiento y participación de comunidades de fe en el cambio integral.
  • Señal 2: Libertad Mental – Mayor salud emocional y libertad de patrones destructivos.
  • Señal 3: Aprendizaje que Empodera – Mejorar el acceso a una educación que mejora la vida.
  • Señal 4: Hábitat Sano para Todos – mejoramiento en vivienda, medio ambiente y salud comunitaria.
  • Señal 5: Creación de Riqueza en el Fondo – Expansión de oportunidades para alcanzar la suficiencia económica.
  • Señal 6: Familias completas – Mayor salud familiar y bienestar.
  • Señal 7: Una Sociedad Civil Fuerte – Mayor participación cívica por el bien común
  • Señal 8: Profundizar Reconciliación – Mejores relaciones y mayor colaboración entre pobres y no pobres.
  • Señal 9: Sistemas que Funcionan – Presencia de Sistemas Políticos, Económicos, y Legales que trabajan en pro de los pobres.
  • Señal 10: Reproducción Saludable – Presencia de un Proceso de Cambio que están siendo escalados y reproducidos.

 

¡Si te interesa apoyar nuestros proyectos dona!